Inicio Ginecoestética La hipovitaminosis D es una pandemia mundial en la mujer menopáusica

La hipovitaminosis D es una pandemia mundial en la mujer menopáusica

la mujer menopáusica

El déficit de vitamina D, un problema creciente que amenaza la salud de la mujer menopáusica. En España se estima que un 63.2% de la población presenta déficit de vitamina D, un problema que tiene especiales consecuencias en la mujer menopáusica, tal y como se ha destacado en el marco del XXIII Curso de Formación Continuada del Grupo GEMMA (Grupo de Estudio para la Menopausia de Madrid), que se acaba de celebrar.

“En la etapa menopaúsica el defecto de vitamina D se relaciona directamente con la osteoporosis y el riesgo de fracturas, con la sarcopenia y el riesgo de caídas; pero, además, aumenta el riesgo de padecer enfermedades crónicas como la obesidad, enfermedades cardiovasculares (enfermedad coronaria y accidentes cerebrovasculares) e hipertensión arterial, enfermedades metabólicas (como la diabetes tipo 2) y el desarrollo de procesos neoplásicos (como el cáncer de mama y cáncer de colon)”, destacó el Dr. Manuel Marcos Fernández, que es coordinador de Ginecología de HM Hospitales, quien aconseja específicamente en mujeres con osteoporosis postmenopáusica sometidas a tratamiento “mantener niveles óptimos de vitamina D para optimizar la respuesta en términos de densidad mineral ósea y prevención de fracturas”.

Y es que la vitamina D ejerce una importante influencia sobre el aparato locomotor y, en especial, sobre la función muscular. Su deficiencia se relaciona con mayor riesgo de caídas (sobre todo en ancianos), así como con una disminución del volumen y de la fuerza muscular. Además, y dado que interviene en procesos de proliferación celular muscular y en la señal osteomuscular, las personas con deficiencia de vitamina D presentan mayor frecuencia e intensidad de dolores musculares y articulares crónicos, así como menor tolerancia al esfuerzo y al ejercicio. Como resume el Dr. Marcos Fernández, que también es el presidente de la Sección de Asistencia Privada de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), “la vitamina D juega un papel crucial en metabolismo mineral óseo, y mantener un nivel adecuado de esta hormona mejora los resultados de densidad mineral ósea en cadera, disminuyendo el riesgo de fractura y mejorando la respuesta a tratamientos antirresortivos”.