Inicio Ginecoestética Cuidar el bienestar emocional en la menopausia

Cuidar el bienestar emocional en la menopausia

bienestar emocional

Sin duda, los cambios hormonales repercuten en el bienestar emocional. Con frecuencia, las mujeres notan cambios de humor a lo largo de su ciclo menstrual, a veces con consecuencias extremas. La fluctuación hormonal es también la razón por la que las mujeres lidian con los cambios de humor durante la menopausia, explica Irene Aterido, sexóloga.

Los signos que se observan con más frecuencia -solo en una minoría de mujeres- son la depresión y la ansiedad. Los cambios psicológicos también son frecuentes, como la clásica “niebla mental” que se produce cuando sientes que la mente no funciona con normalidad y sufres confusión, agotamiento y olvidos.

Existen estudios que han demostrado que la terapia hormonal sustitutiva produce beneficios en el estado de ánimo, y para algunas mujeres se recomienda más que los antidepresivos para tratar los cambios de humor relacionados con la menopausia. El efecto sobre la ansiedad está menos claro, aunque a menudo se producen también mejoras en este aspecto.

El impacto de la terapia hormonal sustitutiva en la función cognitiva es más complejo. Las pruebas muestran que produce mejoras cuando se usa en mujeres más jóvenes, especialmente aquellas que experimentan la menopausia precoz. Sin embargo, la mejora es menor cuando se usa en mujeres más mayores y se introduce la terapia hormonal sustitutiva más tarde, después de la menopausia.

Asesoramiento

Muchos factores influyen en el bienestar emocional y es importante tener en cuenta las cuestiones sociales y el estilo de vida. De lo contrario, es poco probable que el tratamiento médico ayude a mejorar el estado de ánimo. Siempre es importante comenzar por las opciones que no son de carácter médico, como la dieta y el ejercicio. Aun así, las diferentes terapias psicológicas, como la terapia cognitivo-conductual, también pueden ser muy útiles.

No es recomendable utilizar la terapia hormonal sustitutiva para alguien que sólo sufra ansiedad o depresión. Sin embargo, es raro que éste sea el único signo de la menopausia. La combinación de otros signos como los sofocos, el dolor articular, los problemas vaginales y los trastornos de la menstruación, se asocian a la menopausia. Por lo general, estos síntomas mejoran con el tratamiento hormonal sustitutivo. Los antidepresivos no deben ofrecerse en primera instancia para síntomas psicológicos relacionados con la menopausia. Sin embargo, en casos graves pueden ser útiles para algunas mujeres.

Todos estos tratamientos farmacológicos deben ser recetados por especialistas, finaliza Irene Aterido, colaboradora de la empresa Intimina.