Inicio Ginecoestética Durante el climaterio más del 40% de las mujeres sufren alteraciones de...

Durante el climaterio más del 40% de las mujeres sufren alteraciones de sueño

más del 40% de las mujeres

En la mujer, durante el climaterio se producen cambios significativos a nivel hormonal y cerebral, afectando directamente a regiones cerebrales como el hipotálamo o núcleos del tronco encefálico que regulan el sueño y la vigilia. Se estima que más del 40% de las mujeres sufren alteraciones de sueño durante el climaterio, generalmente de manera transitoria y puede ir asociado a otros síntomas como sofocos y cambios en el estado de ánimo, indica la Dra. Ana Fernández Arcos, neuróloga especializada en Trastornos del Sueño y miembro del Grupo de Trabajo de Insomnio de la Sociedad Española de Sueño y de la Clínica CISNe (Centro Integral de Sueño y Neurociencias).

La experta indica que existe una gran relación entre el equilibrio hormonal y el sueño ya que, durante este periodo se produce un descenso de los niveles de estradiol y progesterona que ejercen influencia sobre el sueño, afectando a áreas cerebrales implicadas en los ciclos de sueño y vigilia. Además, hay hasta tres veces más riesgo de presentar apneas obstructivas durante el sueño que antes de la menopausia, debido a un menor tono muscular en la vía aérea y un aumento de grasa a ese nivel.

Diferencias entre hombres y mujeres

Preguntada por las diferencias entre sexos en este mismo rango de edad (50 años), la doctora dice que, se ha observado que las mujeres tienden a percibir una peor calidad de sueño, principalmente debido a despertares más frecuentes, y son más propensas a sufrir insomnio. Sin embargo, los estudios de sueño objetivos revelan que en promedio ellas tienden a dormir más tiempo y la proporción de sueño profundo es mayor que en los hombres. Además, se han identificado diferencias en el horario marcado por el ritmo circadiano, ya que a las mujeres sienten la necesidad de dormir un poco más temprano que los hombres.

Opciones terapéuticas

Respecto a los tratamientos que en estos momentos pueden pautarse a las pacientes, la Dra. Fernández Arcos explica que, es esencial comprender más a fondo esta etapa de la vida de la mujer y estar preparadas para enfrentar los problemas que puedan aparecer, conociendo las opciones terapéuticas disponibles para tomar decisiones informadas. Aquellas mujeres que ya hayan experimentado problemas de sueño con anterioridad pueden notar un empeoramiento durante este periodo.

De forma general, es importante mantener buenos hábitos de sueño. Se aconseja seguir un horario regular, procurar cenar ligero y temprano y evitar dormir durante el día. Realizar ejercicio al aire libre por la mañana contribuye a prevenir la fatiga diurna y a ajustar el ritmo biológico. En caso insomnio, desaconsejamos prácticas poco saludables para recuperar el sueño como permanecer en la cama mucho tiempo sin dormir o utilizar dispositivos electrónicos. También es crucial evitar sustancias nocivas como el alcohol, que no sólo afecta negativamente la calidad de sueño, sino que también incide en una regulación deficiente del calor desencadenando más sofocos. El tabaco también dificulta la conciliación y mantenimiento del sueño e incrementa el riesgo de apneas ya que produce un efecto irritativo sobre la vía aérea. Deben saber que no es correcto el tratamiento crónico con fármacos como las benzodiazepinas ni la automedicación con suplementos o fármacos sin receta.

Cuando las alteraciones de sueño afectan el rendimiento y en la calidad de vida, es recomendable considerar un tratamiento específico. Consultar con especialistas en sueño para poder realizar una historia clínica completa y orientar de forma precisa el problema es fundamental. Idealmente, una evaluación multidisciplinar junto a ginecólogos puede llevar a determinar el tratamiento más adecuado para lograr la mejor respuesta.