Inicio Ginecoestética Frío y salud íntima

Frío y salud íntima

salud íntima

Con la llegada de las bajas temperaturas, la atención a la salud íntima se vuelve fundamental, ya que el frío puede tener un impacto significativo en la flora vaginal, un componente esencial para mantener un equilibrio saludable en la zona íntima de la mujer. La Dra. Marta Sánchez-Dehesa, ginecóloga, explica cómo se debe preservar la salud vaginal durante la temporada invernal porque el clima frío puede provocar una disminución en la humedad ambiental, afectando la hidratación natural de la zona íntima. La sequedad vaginal resultante puede ocasionar, picor y aumentar la susceptibilidad a irritaciones. Es necesario aumentar la ingesta de agua es fundamental para contrarrestar la sequedad vaginal. Y a la hora de mantener relaciones sexuales se recomienda el uso de lubricantes a base de agua para mantener la zona hidratada y no causar dolor o incomodidad.

Higiene adecuada

Las bajas temperaturas pueden debilitar el sistema inmunológico, haciendo que sea más propenso a infecciones vaginales como la candidiasis. En este contexto se hace imperativo mantener una higiene adecuada y utilizar ropa interior transpirable para evitar la proliferación de bacterias no deseadas.

El frío extremo puede afectar el equilibrio del pH vaginal, creando un entorno propicio para el crecimiento de bacterias dañinas. Esto, a su vez, puede conducir a infecciones y desequilibrios en la flora vaginal. La incorporación de probióticos en la dienta puede fortalecer la flora vaginal, ayudando a mantener un equilibrio saludable.

Ante cambios significativos en la salud íntima o síntomas persistentes, se aconseja buscar atención médica para un diagnóstico y tratamiento adecuado.